Política Internacional: Proyecciones 2019

Compartir

El 2018 está a unos días por terminar, un año agitado en política internacional: elecciones presidenciales en varios países de América Latina que configuraron el panorama político del continente, las legislativas en Estados Unidos, la irrupción de Vox en España, el fortalecimiento de la extrema derecha en Europa, guerra comercial entre las dos principales potencias del mundo, etc. El año que viene parece que profundizará estos fenómenos y dará por terminada una década en donde los poderes tradicionales están siendo cuestionados en todas partes y reemplazados por posiciones extremistas. ¿Qué es lo que depara el 2019? Aquí nuestras proyecciones:

Demócratas vs Trump

La mayor potencia del planeta acaba el año con un cierre parcial del Gobierno; es decir, solo los servicios esenciales como salud, seguridad y defensa estarán activo. Esto se debe a que Donald Trump se negó a firmar la partida presupuestaria porque no incluye financiación para el muro en la frontera con México. Lo que se ve no es más que una muestra de lo que ocurrirá a partir del 01 de enero cuando la nueva legislatura (donde los demócratas tienen mayoría en la Cámara de Representantes) asuma funciones. Las tensiones entre demócratas y republicanos se acentuarán, mientras Trump echará la culpa de que la paralización de ciertos proyectos se debe al obstruccionismo demócrata. Sin embargo, la gestión de Nancy Pelosi (del ala más de centro del partido de Obama) como presidenta de la Cámara Baja, generará ciertos consensos con la administración republicana que poco gustará al sector más izquierdista del partido y votantes.

Primer año de la izquierda mexicana en el poder

López Obrador llegó al poder con una mayoría absoluta en las dos cámaras y con la mayor cantidad de gobernaciones, lo que en apariencia le dará una gestión tranquila. No obstante, como ya se vio con la polémica de reducción de sueldos a funcionarios del Poder de Justicia, habrá enfrentamientos entre el presidente y la Suprema Corte, la cual buscará obstaculizar ciertas medidas del gobierno que considere inconstitucionales. Pero, más allá de ello, será un año relativamente calmado: Obrador ya presentó su presupuesto el cual ha generado optimismo en sus votantes y cierta tranquilidad en el sector empresarial.

Cambio de rumbo en Brasil

A pesar que en campaña (y desde mucho antes) Jair Bolsonaro se mostró como el hijo legítimo de la Dictadura Militar en Brasil, en las últimas semanas ha moderado su discurso. Para cuando asuma como presidente, el pragmatismo podrá más. No, la mayor democracia en América Latina no caerá en una dictadura, no habrá persecusión a LGTBIQ ni a partidarios del PT, pero sí habrá un gran retroceso en temas como el enfoque de género y protección a comunidades indígenas y al medio ambiente (el tema más preocupante de la futura gestión de Bolsonaro). Con la liberalización de la economía, será un buen año en ese aspecto; pero las consecuencias de una privatización excesiva, alejamiento del orden internacional y reducción de derechos laborales, pasarán factura a mediano plazo.

Elecciones en medio de la crisis

Para el 2019 serán las elecciones presidenciales en Argentina. Los favoritos son el actual mandatario Mauricio Macri y la expresidenta Cristina Fernández. Las acusaciones de corrupción contra la exmandataria pesarán más que la cada vez más deporable gestión ecónomica de Macri, además el sector moderado del peronismo ha mostrado simpatía por ciertas políticas del presidente y no dudará en apoyarlo. Si las cosas no se ponen peor de lo que ya están, difícilmente el kirchnerismo regrese al poder. No hay a la vista un posible Bolsonaro argentino, pero no es imposible que aparezca, si es así, tal vez no gane pero sí generará el entusiasmo de un amplio sector de la población.

Un fantasma captura Europa

En mayo se llevará a cabo la elección para el Europarlamento. Los partidos de extrema derecha agrupados quedarán en segundo lugar e intentarán forzar a la centro-derecha del Partido Popular Europeo a formar una alianza. Aquí los conservadores tendrán dos opciones: o continuar con los ya debilitados socialdemócratas, incluyendo ahora a liberales y los verdes para preservar el modelo actual o unirse con los nacionalistas de derecha. Si ocurre lo segundo, la Unión Europea tal como la conocemos empezará a desaparecer.


Choque de civilizaciones

El 2018 termina con una tregua temporal entre las China y Estados Unidos, las dos principales potencias; sin embargo, las bravatas de Trump contra el multilateralismo marcarán gran parte de la dinámica económica el próximo año. Esto generará que los antiguos aliados del país americano se acerquen a China y a Rusia. Varios analistas indican que habrá un retroceso en la economía a escala global.

El presidente en su laberinto

Con los constantes ataques de Trump, las supuestas tramas de Ivan Duque, el presidente de Colombia, y la presencia hostil de un Bolsonaro bociferante contra la izquierda, Nicolás Maduro tendrá un reducido margen de maniobra en la región. Sus tradicionales aliados (Cuba, Nicaragua y Bolivia) estarán más inmersos en sus problemas políticos y poco apoyo le darán para soportar la presión diplomática que asfixia al país petrolero. La oposición interna está divida, y no sería exagerado decir que optarían con ayuda externa por una salida no democrática para liberarse de Maduro.

El 2018 termina y solo queda poco más de un año para que los primeros 20 años del presente milenio finalicen. El orden a nivel político y económico nacido tras el fin de la Segunda Guerra Mundial dejará de existir pronto, ¿qué nuevas fuerzas lo reemplazarán? El 2019 es un año decisivo que marcará la línea en las décadas siguientes, pero todo parece indicar que el futuro será poco prometedor.

Por: Ernesto Miranda

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *